Protectores solares para bebés y niños

Cuadricula Lista

Configurar sentido ascendente

1-24 de 75

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4

Cuadricula Lista

Configurar sentido ascendente

1-24 de 75

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4

En Mifarma potenciamos las campañas de protección solar y por eso aportamos cada vez más información sobre los fotoprotectores. Para saber cuál elegir es importante conocer las diferentes protecciones que existen frente a la radiación solar, sobre todo cuando queremos cuidar la piel de los más pequeños.

La diferencia principal radica en los ingredientes activos que se utilizan. No todas la cremas protectoras son iguales ni todas deben aplicarse en el mismo momento del día. Es fundamental conocer nuestro tipo de piel a la hora de tomar el sol, pero también es muy importante saber cuáles son los ingredientes de los productos que venden las farmacias, parafarmacias y supermercados.

Filtros químicos

Actúan captando las radiaciones y modificándolas hasta que dejan de tener impacto en la piel. Como son filtros que se absorben, pueden generar problemas a personas con pieles muy sensibles.

Esta protección solar química comienza a ser efectiva a partir de los veinte o treinta minutos desde su aplicación<. por lo que existe riesgo de quemadura si no se aplica un rato antes exponerse al sol sobre todo la piel es clara.>

Lo mejor es buscar fotoprotectores con la menor cantidad posible de filtros químicos y, sobre todo, apuesta por aquellos que no contienen oxibenzona. Es el más común, pero también el más vinculado con reacciones alérgicas. Además, se considera como posible disruptor endocrino y altera negativamente el ecosistema marino.

Normalmente se desaconsejan en pieles sensibles y para bebés y niños.

Filtros físicos o minerales

Estos protectores son mucho más densos, y suelen tener un ligero tono que se le agrega para disimular el color blanco que dejarían debido a su composición.

Estos filtros que son de origen mineral, como su nombre indica, y actúan como escudos protectores haciendo rebotar los rayos solares para que no sean absorbidos por la piel.

Son ideales para personas que tengan la piel sensible o puedan ser alérgicos a los componentes de los fotoprotectores. También son los más aconsejables para los niños, sobre todo los más pequeños (menores de 3 años).