¿Qué es la miopía?

Qué es la miopía

La miopía es un trastorno habitual en la visión que impide a quienes la sufren ver con claridad los objetos que están alejados. En cambio, aquellos que tienen cerca pueden verlos perfectamente. 

Esta visión borrosa precisa de una serie de correcciones ópticas. Además, este problema es un factor de riesgo que puede propiciar el desarrollo de otras patologías oculares que produzcan daños permanentes en la visión.

¿Cuáles son las causas de la miopía?

En primer lugar, la miopía se produce porque la córnea es más curva de lo que debería o el globo ocular es demasiado alargado. Estas variaciones biológicas de tu sistema visual producen un fallo entre los diferentes componentes de tus ojos (potencia del cristalino, curvatura, profundidad de la cámara anterior y longitud axial). 

Además de los elementos relacionados con la estructura del sistema visual, la miopía también puede originarse por otras circunstancias:

  • Tóxicas. Consumir algunas sustancias puede alterar de forma definitiva o temporal el proceso de la visión.
  • Ambientales. Algunos estudios afirman que utilizar dispositivos electrónicos con una mala luz ambiental durante un largo período de tiempo puede favorecer el desarrollo de la miopía. También influye el hecho de realizar pocas actividades al aire libre.
  • Patológicas. Ciertas enfermedades como algunos tipos de cataratas, el queratocono o la diabetes pueden producir miopía de forma permanente o temporal.
  • Genéticas: Se producen cuando la aparición de la miopía está relacionada con factores hereditarios. No obstante, es imposible predecir un problema refractivo como este atendiendo solo a los antecedentes familiares.

Grados de la miopía

Si ves borrosos los objetos lejanos, seguramente tengas miopía. Para un diagnóstico adecuado, necesitarás un examen ocular en el que un especialista determinará tu agudeza visual y el grado que padeces. Los grados de la miopía se pueden clasificar en:

1. Miopía magna, alta o patológica

En España, este grado de miopía afecta aproximadamente al 2 % de la población. Suele comenzar en la infancia y degenera con la edad. No tratarla a tiempo es posible que desencadene situaciones que revisten cierta gravedad, como pueden ser la ceguera irreversible o el desprendimiento de retina.

2. Miopía grave

Quienes la padecen tienen entre -8 y -6 dioptrías. Como consecuencia de esta patología, no podrán diferenciar con la nitidez suficiente aquellos objetos o imágenes que disten 30 o 40 centímetros de sus ojos.

3. Miopía moderada

La miopía moderada precisa de una corrección de entre -3 y -6 dioptrías. Una persona padece este tipo de miopía cuando tiene una dificultad seria para ver con claridad a unos cuantos centímetros de su rostro. 

Por ello, será necesaria una corrección ocular adaptada que permita a estas personas realizar sus actividades cotidianas diarias.

4. Miopía leve

En este caso, se necesita una corrección de entre -0,5 y -3 dioptrías como máximo.

¿Se puede corregir la miopía?

El síntoma principal de la miopía es la visión borrosa. Pero puede solucionarse para que quienes la padecen puedan vivir con normalidad y ver de lejos correctamente. 

Existen diferentes tipos de tratamientos, y cada persona puede decantarse por uno u otro en función de sus características o necesidades.

Gafas

Es la opción más habitual para corregir los problemas visuales. Las lentes graduadas que se colocan delante de tus ojos se ajustan al número exacto de dioptrías que te faltan. Así, se corrige el lugar donde se produce la refracción de la luz en el ojo para que puedas ver perfectamente.

Lentes de contacto o lentillas 

Es un tratamiento que, en muchos casos, se combina con el anterior. Te permite una gran libertad para realizar todo tipo de actividades. Su funcionamiento es el mismo que el anterior, solo que en este caso las lentes no se colocan delante del ojo, sino sobre el mismo.

Métodos quirúrgicos

Los tratamientos quirúrgicos para corregir la miopía son:

  • Láser corneal. Es el método más utilizado y consiste en reducir, con ayuda de un láser, el grosor de la parte central de la córnea. De este modo, al ser más delgada, disminuye su potencia de refracción y se consigue que las imágenes se enfoquen en la retina. Como consecuencia, se eliminan las dioptrías. La efectividad de esta técnica es válida para miopías graves, es decir, puede corregir una miopía de entre 6 y 8 dioptrías.
  • LIO fácquicas o lentes intraoculares pre-cristalinas. Gracias a las lentes intraoculares pre-cristalinas se implanta una lente en el interior del globo ocular. Se hace entre el cristalino y la córnea para poder corregir las dioptrías. La efectividad de esta técnica permite utilizarlo en personas con hasta 20 dioptrías o miopía magna.
  • LIO psudofácquicas. En esta técnica se extrae el cristalino transparente y se coloca en su lugar una lente que compensará las dioptrías de la miopía alta. El procedimiento es exactamente el mismo que se lleva a cabo para realizar una operación de cataratas. Según los expertos, esta técnica es mucho más segura y conlleva menos situaciones adversas que la anterior.

Tal y como puedes comprobar, existen diferentes grados de miopía para un trastorno muy común en la población. De hecho, se estima que para 2050 la mitad de la población padecerá esta patología. No obstante, es importante detectarla a tiempo, por ello, desde Mifarma by Atida Plus te recomendamos realizar revisiones periódicas de tu vista. Así, la podrás graduar correctamente y evitarás problemas que se conviertan en irreversibles. Además, no te pierdas estos consejos para prevenir la miopía.

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.