Roncar: causas, tratamientos y como prevenirlo

, ,
Roncar

Roncar es una de las razones principales por las que muchas personas no descansan bien. Eso, además, se hace extensivo a las parejas. Hoy te contamos las causas, el tratamiento del ronquido y cómo prevenirlo.

El ronquido es un sonido muy molesto, fuerte y profundo que puede despertarte en mitad de la noche o incluso impedirte conciliar el sueño. Es más habitual que se dé entre los hombres que entre las mujeres. Asimismo, en los niños también sucede, pero en un porcentaje mucho más bajo.

Este sonido tan rudo se suele originar cuando existe una obstrucción parcial de la respiración mientras duermes. Sucede en la parte posterior de la nariz y la boca, incluyendo la faringe, la úvula, el paladar blando y el principio de la lengua. Cuando aparece, es debido a una vibración que se produce en la úvula y el paladar blando.

Aunque es normal querer indagar en los ronquidos y sus causas, lo cierto es que no se suelen asociar a ningún problema de salud. No obstante, hay algunos casos concretos en los que es necesario hacer un diagnóstico, porque se relaciona con otras complicaciones como la apnea del sueño.

Causas de los ronquidos

Aunque los ronquidos pueden aparecer por una única causa, también pueden darse por la asociación de varios factores. ¿Cuáles son algunas de las causas más habituales?

  • Vegetaciones o grandes adenoides que se han desarrollado de forma excesiva en el tejido de la garganta.
  • Fármacos o bebidas alcohólicas. Ambos pueden favorecer un bajo tono muscular en la lengua o la garganta.
  • Carácter hereditario. Es habitual que en las familias no haya solo una persona que ronque.
  • Sobrepeso. Como consecuencia del exceso de peso, se suele acumular grasa en el cuello o las amígdalas.
  • La propia anatomía de una persona puede favorecer el ronquido si tiene un cuello corto.
  • Problema en la respiración nasal. Si la nariz tiene algún tipo de obstrucción en sus cavidades, has de realizar un mayor esfuerzo para respirar a su través. Esto desarrolla una presión negativa o vacío en la faringe y hace que se cierre.
  • Longitud del paladar. Una úvula extensa y un paladar blando hacen que la zona de la faringe que se comunica con la nariz y la boca sea menor.
  • Postura de dormir. Tu postura al dormir condiciona también el ronquido. Si estás boca arriba, la base de la lengua cae hacia atrás y eso reduce el espacio para el aire. Sin embargo, si lo haces de lado, evitarás que la lengua tape las vías respiratorias y eso te ayudará a dejar de roncar.

Tipos de ronquidos

En función de sus características, podemos diferenciar varios tipos de ronquidos:

  • Postural. Está relacionado con la postura que tienes al descansar. Como ya hemos dicho, si duermes boca arriba es más probable que ronques que si lo haces de lado.
  • Esporádico. Este tipo de ronquido es habitual cuando tienes un catarro o cuando has bebido alcohol.
  • Habitual. Sucede cuando una persona ronca siempre en cualquier circunstancia.
  • Relacionado con otras situaciones. Esto se da, por ejemplo, en personas que tienen apnea del sueño.
  • Ronquido simple o aislado. Aunque es un ronquido que puede ser una molestia en casa, no conlleva perjuicios para tu salud. Se le conoce como ronquido social y puede llegar a impedir el descanso de la familia.

Tratamientos del ronquido

Por regla general, quienes no pueden evitar roncar se preguntan sobre las causas y los tratamientos apropiados. Entre ellos, se suelen hacer las siguientes recomendaciones:

  • Evitar el cansancio excesivo.
  • No consumir bebidas alcohólicas antes de dormir.
  • Evitar el uso de antihistamínicos y tranquilizantes.
  • Realizar ejercicios diarios y evitar la vida sedentaria.
  • No hacer cenas copiosas.
  • Dormir con la cabecera de la cama ligeramente levantada, y de lado en vez de boca arriba.
  • Adelgazar.

Además, si existen anomalías anatómicas (paladar blando, tabique nasal desviado o engrosamiento de la úvula), hay que valorar la posibilidad de corregirlas con una cirugía. En otras ocasiones no es necesario llegar a la cirugía y se utilizan ciertos dispositivos o fundas dentales como alternativas menos invasivas.

Del mismo modo, ciertas personas utilizan una mascarilla nasal que les suministra aire a presión.

En cualquier caso, cuando eres un roncador habitual es recomendable realizar un estudio médico para determinar el tratamiento corrector apropiado.

¿Se pueden prevenir los ronquidos?

Cuando el ronquido no está relacionado con otros problemas, es posible llegar a prevenirlo con unas pautas generales. ¡Toma nota!

  • Vigila tu postura al dormir y hazlo de lado, si es posible.
  • Elimina el exceso de peso.
  • Lleva una vida activa a nivel físico.
  • Evita cenas abundantes y cena un par de horas antes de acostarte.
  • No bebas alcohol a partir del final de la tarde.
  • Mejora tu respiración nasal.
  • Evita fumar.
  • Duerme con el cabecero elevado.
  • Si el ambiente de tu casa es muy seco, instala un humidificador.

Pon en práctica todos estos consejos para descansar mejor y que roncar sea algo del pasado. ¡Cuéntanos en los comentarios tus experiencias!

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.