Osteopatía infantil: beneficios en bebés y niños

,
osteopatía en bebés

Tanto el bebé como la madre sufren un proceso traumático en el parto que puede alterar el bienestar del pequeño. La osteopatía en bebés puede ser crucial para prevenir problemas físicos futuros. Descubre por qué.

Durante el parto, madre y bebé realizan un gran esfuerzo y este último sufre numerosas presiones que pueden alterar su bienestar a nivel craneal. Esto es algo que puede tratarse de manera relativamente simple gracias a la osteopatía.

En España la osteopatía en bebés es una técnica que se utiliza desde hace muy poco tiempo. Sin embargo, en Estados Unidos, Francia o Italia están muy familiarizados con ella. En estos lugares los padres llevan a los bebés a consulta de forma periódica para valorar el desarrollo motor y esquelético.

Hoy, en Mifarma by Atida Plus queremos visibilizar las técnicas y beneficios de la osteopatía pediátrica. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la osteopatía infantil?

La osteopatía infantil comprende técnicas manuales con las que se estimula el proceso cognitivo y evolutivo de los bebés a nivel músculo-esquelético, visceral y craneal. Esta terapia tiene una gran efectividad, ya que puede sanar numerosos problemas de una forma sencilla y sin dolor.

Es una terapia que tiene siglos de tradición y se considera una filosofía de vida. Todos los sistemas están interrelacionados y, por ese motivo, se visualiza el cuerpo como una unidad. Por ello, cualquier síntoma se considera como un aviso que te indica que hay algo en tu cuerpo que no está funcionando correctamente.

En el caso del tratamiento de osteopatía en bebés sanos, se realizan maniobras indoloras y muy suaves que no le producen ningún daño. Para ello, se colocan las manos sobre el bebé y se palpa para comprobar que todo está correcto. ¿Qué zonas se palpan?

  • Cráneo. Es necesario asegurarse de que este no tiene puntos de restricción ni asimetrías. Es decir, hay que comprobar que el contorno es igual.
  • Valoración orofacial. Es importante asegurarse de que el bebé no tiene un exceso de tensión durante la succión. De este modo, la lactancia materna o la toma del biberón serán correctas.
  • Tubo dural. Comprobar cómo es el balanceo de la duramadre es esencial para asegurarse de que no hay restricciones de movimiento.
  • Estructuras viscerales. Deben valorarse estas estructuras para comprobar que no hay ninguna anomalía que genere cólicos del lactante u otros trastornos.

Es recomendable que todos los bebés reciban una valoración de estas características por un profesional especializado, especialmente en las siguientes circunstancias:

  1. Si el parto ha sido instrumentalizado, es decir, si en él se han utilizado fórceps o ventosas.
  2. Si durado mucho tiempo.
  3. Si ha sido podálico o de nalgas.
  4. Si ha sido una cesárea.
  5. En caso de partos gemelares o múltiples.
  6. En el caso de los bebés prematuros.

¿En qué consiste el tratamiento de osteopatía en bebés?

Gracias a una valoración integral como la mencionada, se confirmará que el bebé está en condiciones de desarrollarse y crecer de manera correcta. Asimismo, mediante esta valoración es posible detectar con antelación si existen algunas patologías o alteraciones.

Una de las ventajas de ser precoz en las detecciones es que se podrá aplicar un tratamiento también precoz. Este será llegará en el momento en el que el cuerpo mejor responde a las soluciones que ofrece la osteopatía.

En un bebé que tiene una buena movilidad craneal, su desarrollo cerebral será mejor. Así, al estimular manualmente el movimiento global de los bebés se favorece su desarrollo en diferentes áreas como:

  • Gatear.
  • Hablar.
  • Caminar.

Además, con esta terapia también se ha comprobado que su mentalidad evolucionará antes que si no la recibe.

¿Cuándo debo acudir al osteópata con mi bebé?

El desconocimiento sobre la osteopatía pediátrica hace que muchos padres se pregunten si es bueno visitar a un profesional aunque su bebé esté completamente sano. Sin embargo, el valor en materia de prevención, detección precoz y corrección es uno de sus mayores baluartes.

Por ejemplo, la fontanela posterior se cierra en los dos primeros meses de vida y, en algunos casos, está cerrada al nacer. Por su parte, la anterior se cierra entre los 9 y 18 meses. Tratar a un bebé antes de que se cierren permite liberar ciertas tensiones y moldearlas. Así, se prepara una estructura craneal que permite que el cerebro crezca de forma saludable y se potencie su desarrollo.

Por todo lo anterior, es recomendable realizar visitas periódicas cada 2 o 3 meses tras el parto. No obstante, si buscas algún signo que te indique que has de acudir a un osteópata para bebés, puedes prestar atención a lo siguiente:

  • Dificultades para tragar.
  • Reflujo tras cada toma.
  • Problemas digestivos como diarrea o estreñimiento.
  • Tripa hinchada y dura.
  • Muchos gases.
  • Si tiene preferencia a la hora de girar la cabeza siempre hacia un mismo lado.
  • Asimetrías faciales o zonas planas en el cráneo.
  • Estrabismo.
  • Alteraciones del sueño.
  • Irritabilidad desmedida.
  • Bronquitis u otitis demasiado frecuentes.

Ten presente que estas consultas no sustituyen a ninguna consulta médica. Pero quizás se dé el caso de que el pediatra haya comprobado que el pequeño no sufre nada grave y te indique que con el tiempo todo se normalizará. En este caso, la osteopatía para bebés podrá aliviarlo.

El temor de muchos padres a la hora de acudir a una consulta de este tipo es pensar que el bebé puede sentir dolor. No obstante, la osteopatía se caracteriza por realizar técnicas muy suaves que, en el caso de los pequeños, suelen acompañarse con juegos. 

¿Qué beneficios tiene la osteopatía pediátrica en bebés y niños?

Los beneficios de la osteopatía en bebés son muy interesantes a nivel preventivo. Algunas de las patologías que puede prevenir son los trastornos posturales, las patologías de cadera y diversos trastornos tanto visuales como auditivos.

Por otro lado, mejora las asimetrías craneales, faciales y controla el cierre prematuro de las suturas craneales. Asimismo, se puede mejorar el desarrollo motor del bebé al vigilar las posibles alteraciones de las cinturas pélvica y escapular.

Otro de los beneficios de la osteopatía pediátrica es que puede reducir las disfunciones asociadas al proceso del parto. Por ejemplo, cuando se utiliza cierta instrumentalización como son las ventosas o los fórceps. Por último, mejorará su función digestiva.

En definitiva, la osteopatía infantil pretende valorar y devolver la movilidad global al organismo de los pequeños de una forma equilibrada. Para ello, se trabaja, sobre todo, a nivel preventivo, lo que evita pequeños trastornos que en un futuro puedan convertirse en disfunciones graves. 

Desde Mifarma by Atida Plus seguimos trabajando para ofrecerte toda la información que necesitas para cuidar de ti y de tu familia. Comparte el artículo si te ha parecido interesante y déjanos tus comentarios más abajo. ¡Te leemos!

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.