Síntomas, causas y qué alimentos evitar para el reflujo gastroesofágico

,
qué alimentos evitar si tengo reflujo

¿Sientes malestar o acidez después de comer? Estos síntomas podrían indicar que padeces reflujo esofágico. ¿Quieres saber por qué se produce? Además, es muy importante que sepas qué alimentos evitar si tienes reflujo. ¡Acompáñanos en este artículo!

Si en ocasiones no te sientes bien después de comer, quizás este malestar esté relacionado con el reflujo gastroesofágico. Esta dolencia aparece cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago y el ácido gástrico toca la mucosa que reviste el propio esófago causando acidez, reflujo, regurgitación ácida o indigestión ácida.

Esta condición puede darse de vez en cuando y es muy común. Sin embargo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico tiene una duración más larga y también reviste mayor gravedad. ¡Sigue leyendo y conoce más sobre los síntomas y las causas del reflujo gastroesofágico! Además, te detallamos qué alimentos evitar si tienes reflujo para que no dudes a la hora de mantener una alimentación coherente. 

Principales síntomas del reflujo gástrico

Cuando el reflujo se presenta más de un par de veces por semana, se puede considerar una enfermedad, la cual puede provocar problemas de salud más serios con el paso del tiempo. Así, en caso de que pienses que tienes una enfermedad por reflujo, es conveniente que consultes con tu médico.

Aún así, te vamos a dar unas pautas para que identifiques los síntomas del reflujo y puedas detectarlo a tiempo para valorarlo con un especialista. Entre los dos más destacados se encuentran: el sabor de la comida hasta tiempo después de comer y el ácido gástrico en la parte posterior de la boca.

Además de estos, los síntomas más habituales en el reflujo son acidez, ardor y dolor en la mitad del abdomen, del pecho y detrás del esternón. Sin embargo, hay que puntualizar que no todas las personas que tienen reflujo gastroesofágico tienen acidez.

A todos estos síntomas, hay que sumarles los siguientes:

  • Mal aliento
  • Náuseas
  • Dolor o problemas para tragar
  • Vómitos
  • Desgaste dental

El contenido gástrico vierte ácidos que irritan la mucosa del esófago. También puede llegar a irritar el tracto respiratorio y la garganta. En este caso, se puede provocar disminución de la voz, tos, laringitis, ronquera, trastornos del sueño y asma (el cual, si ya lo padeces, podría agravarse).

Causas del reflujo gastroesofágico

Una vez que detectamos los síntomas y que posiblemente sepamos si padecemos o no reflujo, puede que nos preguntemos el por qué. ¿Qué ha podido causar esto en nuestra salud? Pues bien, la causa principal del reflujo esofágico tiene que ver con que el esfínter esofágico inferior, que actúa como una válvula, se relaja o debilita. Esta anormal situación propicia que el contenido del estómago ascienda hacia el esófago.

El esófago, ayudado por la gravedad y mediante movimientos rítmicos, es el encargado de llevar la comida al estómago. En ese punto, el esfínter es el encargado de regular el paso de los alimentos: se abre para que entre el bolo alimenticio y se cierra para evitar que la comida vuelva a su origen.

El reflujo sucede cuando esta válvula se abre cuando no debería y permite que el contenido gástrico se mueva al contrario.

Esta debilitación o relajación del esfínter se produce por diferentes causas:

  • Aumento de presión sobre el abdomen por obesidad, sobrepeso o embarazo.
  • Consumo de ciertos medicamentos, entre los que destacan: los indicados para el tratamiento del asma, bloqueadores del canal del calcio, antihistamínicos, sedantes, analgésicos o antidepresivos.
  • Fumar o ser fumador pasivo.
  • Tener una hernia de hiato.

El vaciado gástrico lento es otra de las causas que pueden producir el reflujo; ya que cuanto más tiempo permanece la comida en el estómago, mayor es la probabilidad de presentar los síntomas asociados a esta dolencia.

¿Cuándo debe una persona consultar con el médico?

En caso de que tengas síntomas de reflujo gastroesofágico de manera persistente que no mejoran al modificar tu estilo de vida, alimentación y con los medicamentos de venta libre, es conveniente que consultes con tu médico.

Asimismo, desde Mifarma te recomendamos que contactes con los servicios de salud si vomitas en grandes cantidades, sueles tener vómitos fuertes de forma regular o si vomitas líquido (con sangre, que parezca granos de café y de color verde o amarillo), si tienes problemas para respirar tras vomitar o si tienes problemas para tragar.

Además, no debes olvidar que algunos de los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico proceden de las complicaciones asociadas, sin olvidar aquellas que también afectan a los pulmones.

¿Qué alimentos debo evitar si tengo reflujo?

Si padeces reflujo, tu dieta ha de ser variada y equilibrada. Por ello, ha de incluir carnes blancas, vegetales y frutas. Sin embargo, conviene evitar el consumo de alimentos cuya digestión es difícil o que puedan irritar el estómago (grasas o picantes, como la pimienta o el tabasco).

El tratamiento pasa por realizar pequeños cambios en tus hábitos alimenticios, porque los alimentos que consumes pueden afectar a la cantidad de ácido que el estómago produce. Además, debes tener en cuenta qué alimentos evitar si tienes reflujo, ¡Te los detallamos enseguida! 

Como consecuencia, limitar o evitar cierto tipo de alimentos que pueden agravar esta condición ayudará a mejorar los síntomas en algunas personas: 

Grasas y preparaciones que las contengan. Estas ralentizan la digestión, por lo que los alimentos permanecerán más tiempo en el estómago, se retardará su vaciado y, como consecuencia, aumentará tanto la producción de ácido como la probabilidad de que aparezca reflujo. Por ello, te recomendamos evitar consumir carnes rojas, chorizos, morcillas, mortadela, salsas (mayonesa, tomate…), patatas fritas, aderezos industriales, pizzas, pasteles, galletas y todo tipo de bollos industriales, quesos amarillos, manteca de cerdo, leche y derivados enteros, tocino y cualquier tipo de fritura.

Cafeína. Es un estimulante que favorece el reflujo porque irrita el estómago. Está presente en el café, diferentes variedades de té (negro, verde, mate), bebidas energizantes, chocolate o bebidas chocolatadas y refrescos de cola.

Bebidas gasificadas. El agua con gas o los refrescos gaseosos pueden irritar la mucosa y aumentar el reflujo.

Bebidas alcohólicas. Sobre todo aquellas fermentadas, como es el caso de la cerveza o el vino. El motivo es que incrementan la secreción de ácido gástrico, lo que hace que haya una mayor probabilidad de irritar al estómago.

Salsas picantes, pimientas y otros condimentos similares. Los cubitos de caldo de carne o pollo y los jalapeños irritan la mucosa estomacal e incrementan la acidez.

Menta y productos con sabor a menta. La menta puede irritar la mucosa, por lo tanto, evita tomarla. 

Las personas que sufren esofagitis también deben evitar consumir alimentos cítricos (piña, lima, limón, naranja, kiwi, mandarina o tomate, entre otros), ya que pueden provocar dolor y malestar.

Del mismo modo, se recomienda reducir el consumo de cebolla, ajo, azúcares fritos, legumbres elaboradas con embutidos, vinagre o alimentos ricos en almidón. Y a la hora de consumir frutas que sean ricas en grasas, como es el caso del coco o del aguacate, deberías prestar mucha atención por si tienes intolerancia a ellas.

En cambio, se recomienda el consumo de lácteos bajos en grasa, grasas insaturadas, pescados blancos y todos los vegetales, con excepción de pimientos y tomates. En cuanto al mejor método de preparación de alimentos, se prefieren el vapor, el horno o la plancha.

Como ves, es posible prevenir y aliviar los síntomas al conocer las causas que producen el reflujo gastroesofágico simplemente realizando pequeños cambios en tu dieta. Si te ha parecido un artículo interesante, permanece atento a nuestro blog para más consejos e información relacionada con la salud. También puedes dejarnos un comentario para que tomemos nota sobre cómo lo haces tú. ¡Hasta pronto!

 

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

1 comentario
  1. María Antonia Campos Vilana
    María Antonia Campos Vilana Dice:

    Gracias por tus claras y sencillas explicaciones. Me gusta mucho verte y escucharte sea dando explicaciones de productos cosméticos, dermatológicos, salud, etc. Todo lo que tratas es siempre muy útil y aprendemos. Gracias y un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.