VIH: qué es, síntomas y prevención del SIDA

,
VIH Sida Mifarma

El 1 de diciembre se conmemora el Día de la Lucha Contra el SIDA, una afección crónica, consecuencia del VIH, que puede poner en riesgo la vida. Aproximadamente 37 millones de personas conviven con esta enfermedad.

Prácticamente todos hemos oído hablar en alguna ocasión del VIH y del SIDA, pero hay quien todavía no tiene claro lo que es, cómo se transmite y cuáles son sus síntomas. Lo que sí suele conocerse es que se transmite por vía sexual, por lo que las personas que son sexualmente activas deben ser las más comprometidas con el uso de las medidas de prevención para reducir el riesgo de contagios por VIH. 

Este virus puede destruir poco a poco las células de tu sistema inmunitario. Así, con un sistema inmunitario dañado, pondrá obstáculos a la capacidad del cuerpo para luchar contra la enfermedad y la infección

Desde Mifarma queremos ayudar en la concienciación sobre esta enfermedad y, sobre todo, en el conocimiento de las medidas de prevención adecuadas. ¿Nos acompañas?

¿Qué es el VIH? 

El VIH es un virus que daña las células T del sistema inmunitario, que es el encargado de proteger tu cuerpo cuando tiene cualquier tipo de infección. Por tanto, si se contrae esta enfermedad se pueden padecer infecciones graves que acaben causando incluso la muerte.

Una de las diferencias principales que tiene con respecto a otros virus es que permanece latente en el organismo, por lo que si lo contraes, como no se puede eliminar, lo tendrás de por vida.

Como consecuencia de la presencia del VIH en un estado avanzado se da el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA. Con lo cual, SIDA y VIH no son lo mismo, por lo que hay quienes tienen VIH pero no SIDA.

¿Cómo se transmite el virus?

La transmisión del VIH se produce a través del uso de drogas inyectables o del sexo. Es más, el virus solo se transmite en ciertos fluidos corporales de las personas que lo padecen (leche materna, secreciones vaginales, secreciones rectales, líquido preseminal, semen y sangre).

Por otro lado, para que la transmisión del virus sea posible, los fluidos mencionados han de entrar en contacto con un tejido lesionado, membrana mucosa (boca, abertura del pene, vagina e interior del recto) o ingresar en tu cuerpo de alguna manera, como puede suceder al compartir jeringuillas.

 

Las formas más habituales de transmisión son:

  1. Compartir agujas y jeringuillas con alguien que tiene el VIH (esto suele ser común entre quienes se inyectan drogas). 
  2. Al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con alguien que tiene el VIH sin utilizar medidas de prevención (preservativos o los fármacos adecuados para tratar o prevenir el VIH). 
  3. Durante el embarazo, parto o a través de la leche materna cuando la madre es VIH positiva. Para reducir este riesgo de transmisión maternoinfantil de forma significativa, las mamás reciben un tratamiento específico.
  4. Por transfusiones sanguíneas, aunque no es habitual y el riesgo es bajo porque los bancos de sangre realizan análisis y toman todas las medidas de precaución a su alcance.

 

¿Cómo no se transmite el VIH?

No te contagiarás con un contacto casual, como puede ser un apretón de manos, un beso con la boca cerrada, un abrazo o bailar con esa persona. Tampoco te contagiarás al utilizar platos en los que haya comido, pomos de puertas o compartir el inodoro.

Asimismo, el VIH no se propaga a través de picaduras de insectos, agua o aire.

Síntomas del VIH

Por regla general, quienes tienen el VIH no presentan síntomas de forma inmediata. Esto quiere decir que pueden pasar años hasta que el virus se manifieste y ellos se den cuenta de que lo tienen.

De hecho, para diagnosticarlo hay que hacer una prueba de sangre, pero los anticuerpos no aparecen hasta dos o tres meses tras la infección. Por tanto, para que la prueba sea totalmente fiable, habrá que esperar todo este tiempo y descartar así falsos negativos.

¿Cuáles son los primeros síntomas del VIH?

Pueden pasar 10 años hasta que la infección decide manifestarse, pero si, además, consumes fármacos antivirales, es posible que transcurra mucho más tiempo. Esta es una de las razones por las que es recomendable realizarse de forma periódica pruebas de VIH, especialmente si has tenido situaciones de riesgo como compartir agujas o tener sexo sin protección con una pareja no estable.

Entre las 2 y 4 primeras semanas tras contraer el VIH es posible que sientas malestar, dolor y algo de fiebre. Como ves, son síntomas muy similares a la gripe. Durante esta etapa el virus estará muy concentrado en tu organismo, por lo que será muy sencillo transmitirlo.

Tras estas primeras semanas, los síntomas desaparecerán y puede ser que transcurran varios años hasta que vuelvan a aparecer. Recuerda que si tienes el VIH, tengas o no síntomas, podrás transmitirlo a otras personas.

Otros síntomas del VIH

Como te hemos indicado, este virus tiene la capacidad de destruir a las células T, por tanto, tu organismo no tendrá capacidad para combatir enfermedades. Esta vulnerabilidad te hace propenso a padecer de forma grave enfermedades que en principio serían prácticamente inocuas.

El paso del tiempo y la acción del VIH en tu sistema inmunitario termina provocando SIDA y, como consecuencia, padecerás infecciones oportunistas o raras. Para que esto suceda, tendrá que transcurrir al menos una década sin que tomes ningún tratamiento, ya que con el tratamiento adecuado, la aparición del SIDA puede retrasarse mucho más.

Aun así, existen señales que indican la aparición del SIDA. Algunos de los signos son aftas bucales, graves infecciones por hongos u otras causas, cansancio persistente, aturdimiento, enfermedad pélvica inflamatoria crónica, dolor de cabeza o de garganta, pérdida de peso repentina, fiebres, diarreas, inflamación de ganglios, erupciones en la piel, repentina formación de hematomas, pérdida de fuerza muscular, protuberancias violáceas en boca o piel y sangrado de vagina, ano, nariz o boca.

¿Cómo se puede prevenir o reducir el riesgo de infección por VIH? 

Algunas de las medidas que puedes tomar para evitar contraer una infección por VIH son:

  1. Hablar con tu pareja y realizaros ambos las pruebas del VIH antes de tener relaciones sexuales. 
  2. Tener comportamientos sexuales poco arriesgados utilizando siempre la profilaxis indicada (condones).
  3. Limitar el número de parejas sexuales. Cuanto menor sea la exposición, menor será el riesgo.
  4. Hablar con profesionales sanitarios especializados sobre la profilaxis de preexposición en caso de que tengas alto riesgo de contraerlo.
  5. No te inyectes drogas y, si lo haces, intenta que sea con equipos esterilizados y no los compartas con otras personas.

¿Cómo vivir con el VIH?

Las personas VIH+ deben tener hábitos de vida saludables que les ayuden a evitar contraer otro tipo de infecciones. Algunos de estos hábitos son:

  • Estar al día con el calendario de vacunaciones.
  • Evitar el contacto con personas que tengan infecciones agudas activas.
  • Lavarse las manos frecuentemente, sobre todo cuando se den situaciones de mayor probabilidad de contaminación.
  • Practicar ejercicio físico y no consumir drogas o tabaco.

Las claves para mantenerse fuera de peligro son tener una vida sana y equilibrada. De esta manera y siguiendo los consejos que te hemos ofrecido en Mifarma, podrás minimizar el riesgo de contagiarte de VIH.

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.