Consejos para evitar la irritación por dermatitis del pañal

DERMATITIS DEL PAÑAL BLOGLa piel de los bebés es muy suave, delicada y sobre todo, sensible. De hecho, es muy común la “dermatitis del pañal”, que es una irritación de las zonas que están en contacto con el pañal. Por eso es muy importante ofrecer a los más pequeños cuidados especiales para evitar que se irrite, especialmente la zona del culito. Si quieres saber cuáles son esos cuidados, no puedes perderte el siguiente post.

Qué es la dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal es una de las patologías de la piel más frecuentes durante los primeros dos años de vida de los bebés. No es grave pero genera muchas molestias y muchas veces, los padres, al encontrarse con ella una y otra vez no siempre saber cuál es la mejor manera de proceder.

El primer síntoma de una dermatitis del pañal es un enrojecimiento en la piel del bebé que tiene contacto directo con el pañal, seguida una irritación intensa, que si no es tratada, puede conducir a la aparición de pequeñas ampollas o úlceras.

Aunque afecta principalmente el área de los genitales, nalgas y entrepierna del bebé, puede afectar también la parte baja del abdomen.

Por qué se produce

-El efecto irritativo de las heces y de la orina sobre la piel de los bebés afecta la barrera lipídica, ya que la piel de los lactantes que es mucho más fina y delicada y responde peor a las agresiones externas.

-Los bebés, especialmente los más pequeños hacen muchas veces pis y caca, de hecho pueden hacer hasta 7-8 micciones al día, o más y otras tantas deposiciones, sobre todo los alimentados al pecho. Así que no te extrañes, si le están dando pecho, que tras cada toma haga una deposición; es completamente normal.

Consejos para cuidar las zonas más sensibles de tu bebé

Para evitar la dermatitis del pañal hay que evitar los factores que la producen. Por eso, te recomiendo que utilices pañales desechables y transpirables y que le cambies muy frecuentemente el pañal, así evitarás que se concentre la humedad de la orina y las heces. No ajustes demasiado el pañal, así evitarás esas rozaduras tan incómodas. Y por último, utiliza productos adecuados sin derivados alcohólicos ni perfume.

Por eso mismo, es aconsejable limpiarles la zona del culito con jabón neutro y secarles muy bien después del baño, teniendo especial cuidado con los pliegues de la piel. Y después, es muy importante aplicarles una pomada protectora en el culito, ingles, genitales y tripa. Es decir, en la zona del pañal. Y sin duda, la mejor pomada que puedes utilizar para proteger a tu bebé de esas molestas irritaciones, es la Pomada Bebé Bepanthol.

Pomada Bepanthol con formulación doble protección

Esta pomada está creada a partir de una fórmula especial que aporta una doble protección a las zonas de la piel más sensibles del bebé. Por un lado refuerza la piel desde dentro, y por fuera forma una barrera protectora.

Esta pomada evita la deshidratación y aísla la piel de sustancias irritantes gracias a esta barrera protectora. Además, contiene Pantenol, el ingrediente estrella de la marca Bepanthol, que es muy eficaz para calmar y regenerar la piel, de manera que favorecerá la restauración natural de la piel del bebé.

Un último detalle a destacar de esta pomada es que no contiene óxido de zinc, así que permite a la piel que transpire, y de esta forma se reduce a la mitad la frecuencia de irritaciones del pañal.

Para acabar con la irritación que provoca el pañal en tu bebé solamente tendrás que aplicar una capa abundante sobre la piel limpia y seca cada vez que le cambies el pañal, y extenderla con un delicado masaje.

¡Así de fácil es proteger la piel más sensible de tu bebé!

Autor del post

Reme Navarro

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

← Entrada anterior Entrada siguiente →

Deja un comentario