¿Qué leche es mejor para mi bebé?

¿Qué tengo que tener en cuanta para dar la mejor leche a mi bebe?Si has sido padre o madre recientemente, seguro que el mundo de las leches infantiles se ha convertido en uno de tus retos por conocer. Decidir cuál es la leche para bebés más adecuada para tu hijo no es siempre fácil, ya que existen numerosas variedades diseñadas para solucionar algunos problemas de los más pequeños.

Tipos de leches para lactantes

Conocer los distintos tipos de leches para bebés que existen te permitirá elegir correctamente la fórmula que necesita tu hijo.

Para intolerantes a la lactosa

La intolerancia a la lactosa puede ser un proceso temporal causado por alguna enfermedad gastrointestinal o la administración de un antibiótico. Además, también existe la alergia a la proteína de la leche de vaca. En ambos casos, es necesario optar por productos sustitutivos para alimentar al niño.

En el mercado encontrarás fórmulas de leche para bebés sin lactosa e, incluso, a base de leche de cabra que representan una opción adecuada para la dieta de un niño con este problema.

Sin aceite de palma

La presencia del aceite de palma en algunas fórmulas se ha convertido en una preocupación para los padres. En la actualidad, las leches infantiles que incluyen este ingrediente en su fórmula lo están sustituyendo por otros de alta calidad y completamente inocuos, como los de girasol y coco.

Para el estreñimiento

El estreñimiento del lactante es uno de los problemas más habituales a los que tienen que enfrentarse los padres durante los primeros meses de vida del bebé. Si tu hijo tiene especial tendencia a este trastorno, puedes incluir en su dieta leches para lactantes especialmente formuladas para favorecer el tránsito intestinal. Estas leches pueden en muchos casos usarse también para preparar papillas.

Anticólicos

Los cólicos del bebé son uno de los trastornos más difíciles de controlar. Las leches infantiles anticólicos aportarán a tu hijo algunos elementos que ayudan a paliar algunos de sus síntomas más habituales y que permiten un mejor proceso de digestión. La inclusión de probióticos en su fórmula también es un punto a su favor.

Para el reflujo

Estas leches deben considerarse como un tratamiento médico para aliviar el reflujo gástrico de un niño, por lo que no pueden incluirse en una dieta normal. Tienen menos grasas concentradas, usan la caseína como fuente principal de proteínas y sustancias espesantes como el almidón de arroz y de maíz.

Leches hidrolizadas

La leche para bebés hidrolizada ha sido procesada para eliminar algunas de sus proteínas y, por lo tanto, reducir su capacidad de causar alergias. En el mercado puedes encontrarlas de diversos tipos, según las necesidades de cada niño alérgico.

Leches de inicio

La fórmula de estas leches infantiles está diseñada para que se parezca en todo lo posible a la alimentación materna. Puede usarse hasta los 6 meses de edad y, complementada con otros alimentos, hasta el 1º año de vida.

Leches de continuación

Son las leches formuladas para suplir la alimentación materna a partir del 6º mes, y como parte de una dieta diversificada en niños mayores de 1 año.

Leches de crecimiento

Estas leches representan un paso más allá en la alimentación de niños hasta 3 años, ya que están adaptadas a sus necesidades fisiológicas y nutricionales, teniendo en cuenta que su capacidad digestiva y renal todavía no ha madurado del todo.

¿Sabes cuál es la gran ventaja de todas estas leches para bebés? Su facilidad de preparación, ya que solamente deberás seguir las dosis que indica el fabricante para en unos pocos minutos tener preparada la alimentación de tu hijo. Marcas como Almirón, Blemil, Nidina y Capricare trabajan para que tu pequeño pueda tener una alimentación sana y equilibrada.

Deja un comentario

Producto añadido al carrito con éxito