¿Qué es y cómo detectar una intolerancia alimentaria?

,
Qué es y cómo detectar una intolerancia alimentaria

Qué es y cómo detectar una intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria es un concepto que muchas veces confundimos con la alergia a un determinado producto. Merece la pena conocer en qué consiste y cuáles son los principales síntomas que puede producir en nuestro organismo. De esta manera, podremos detectarla lo antes posible y evitar sus consecuencias negativas en nuestra salud.


¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Se produce una intolerancia alimentaria cuando el organismo tiene una reacción adversa hacia un alimento, que no digiere y asimila en parte o en su totalidad.
Las intolerancias alimentarias pueden ser de origen metabólico o inespecífico. En el primer caso, es el organismo el que tiene algún problema fisiológico para asumir lo que se come. En cambio, en el caso de las inespecíficas es el propio alimento el que provoca el problema de metabolización, independientemente del estado de salud de la persona. Este tipo de intolerancias son diferentes en cada individuo.

Diferencias entre intolerancias alimentarias y alergias

Una alergia alimentaria es la patología que se desarrollo cuando un componente de un alimento produce una reacción inmediata en el organismo. Siempre tiene síntomas muy claros, como edemas, urticaria o diarrea
Las intolerancias alimentarias tienen síntomas más difusos y moderados, que frecuentemente podemos confundir con otras patologías. Por eso, es importante que se hagan pruebas para detectarlas.

Síntomas de las intolerancias alimentarias

Dependiendo del alimento que provoque la intolerancia y de la persona a quién afecte, podemos saber que se manifiesta por la aparición de algunos de estos síntomas:
Trastornos gastrointestinales: hinchazón, gases, dolor, estreñimiento, diarrea…
Patologías dermatológicas, como acné, erupciones o psoriasis
Problemas neurológicos: vértigo, mareo, dolor de cabeza…
Sobrepeso que no responde a las dietas habituales de adelgazamiento
Alteraciones musculares y reumáticas , como cansancio, inflamaciones en las articulaciones, artritis o artrosis
Dificultades respiratorias: asma, sinusitis…
Trastornos como letargia, ansiedad o depresión
Retención de líquidos

Tipos de intolerancias alimentarias

La intolerancia a la lactosa es una de las más conocidas. Implica que el azúcar de la lactosa se acumula en el organismo, lo que produce reacciones intestinales, dolor de cabeza y articulaciones, además de irritabilidad e insomnio.
La intolerancia al gluten hace que no toleremos esta proteína presente en la mayoría de cereales. Si la padecemos, cuando consumimos un alimento con gluten nuestro intestino queda dañado y no puede absorber los nutrientes de otros alimentos. Puede aparecer en cualquier momento de la vida, y muchas personas no son conscientes de tenerla. Entre sus síntomas están la diarrea, la fatiga, el dolor de abdomen y la pérdida de peso involuntaria.
La intolerancia a la fructosa, un azúcar presente en frutas, vegetales y alimentos considerados light, se da cuando nuestro cuerpo no tiene la enzima necesaria para transformarla en energía. Por lo tanto, la acumulamos en el cuerpo y nos provoca reacciones gastrointestinales negativas.

Detectar la intolerancia alimentaria

Si sospechas que sufres una alergia alimentaria, puedes acudir a tu nutricionista, endocrino o especialista en aparato digestivo. En cualquier caso, se te prescribirá la necesidad de hacerte un test de tolerancia alimentaria en un laboratorio especializado. Se trata de un análisis de sangre que permite analizar la reacción de los anticuerpos de tu organismo ante más de 200 alimentos y aditivos. De esta manera, se puede saber los que causan rechazo a tu cuerpo.

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

2 comentarios
    • Gema Zarco
      Gema Zarco Dice:

      Hola Raquel, estas pruebas no las cubre la seguridad social y debes hacerla en una clínica privada, también hay farmacias que los hacen. Su precio puede oscilar entre los 50 y los 200 euros. Un saludo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.