¿Cómo tratar la conjuntivitis y evitar el contagio?

conjuntivitis

¿Tienes los ojos rojos e inflamados? ¿Te pican o escuecen? Probablemente tienes conjuntivitis, uno de los problemas más habituales del ojo. Conocer qué es esta enfermedad y cómo se puede tratar e, incluso, prevenir te es indispensable para superar este problema.

¿Qué es la conjuntivitis?

Se trata de una inflamación de la conjuntiva, el tejido que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Cuando esto sucede, los pequeños vasos sanguíneos presentes en esta zona se hacen más grandes, lo que hace que los ojos se enrojezcan y aparezcan otras molestias, como un exceso de legañas.

La conjuntivitis puede afectar tanto a niños como adultos, aunque entre los niños más pequeños – por el contacto entre ellos – es más fácil el contagio.

Síntomas de la conjuntivitis

Los principales síntomas que pueden hacernos pensar que padecemos una conjuntivitis son:
• Ojo rojo
• Ardor y escozor
• Aumento de las secreciones y las legañas
• Exceso del lagrimeo
• Sensibilidad a la luz
• Hinchazón de los párpados
• Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo

Tipos de conjuntivitis según sus causas

Según sea el origen de la patología, podemos hablar de diferentes tipos de conjuntivitis:

Vírica: es la que se produce cuando un virus infecta el ojo. En muchas ocasiones, se asocia a un resfriado o cualquier otra infección de las vías respiratorias altas. Habitualmente, es leve y desaparece entre 7 y 14 días después de su aparición.
Bacteriana: causada sobre todo por estafilococos y estreptococos. Se contagia muy fácilmente, pero se cura en pocas semanas.
Alérgica: aparece cuando un alérgeno entra en contacto con el ojo e inflama la conjuntiva. Es habitual en personas con problemas alérgicos, como la rinitis o el asma.
Folicular: además de la inflamación y la hinchazón del ojo típicas, esta conjuntivitis también provoca la aparición de folículos linfoides, debidos sobre todo a una exposición crónica a un estímulo inflamatorio. A veces, también es un síntoma de la conjuntivitis viral aguda.
Adenovírica: es una conjuntivitis vírica causada por un serotipo concreto. Es muy contagiosa, y puede concurrir con variedad de síntomas que pueden llegar, incluso, a queratoconjuntivitis epidémica.
Papilar gigante: aparece solamente en pacientes que usan lentes de contacto, sobre todo blandas. Aunque se desconoce exactamente su causa, lo más habitual es que se deba a una respuesta alérgica a depósitos acumulados en las lentes, a ingredientes de las soluciones antisépticas o a un traumatismo crónico del párpado.

Tratamiento de la conjuntivitis

En función del tipo de conjuntivitis que se padezca, será necesario un tratamiento u otro de esta patología. Lo más habitual es el uso de colirios, que pueden ser antibióticos en el caso de la conjuntivitis bacteriana.

El uso de lágrimas artificiales , suero fisiológico y compresas frías es recomendable para evitar la sequedad, disminuir la inflamación y la hinchazón.

Prevenir la conjuntivitis

Seguir una serie de medidas básicas de higiene nos ayudará a prevenir la aparición de conjuntivitis y su contagio:

• Lavarse las manos regularmente
• No compartir elementos de higiene personal, como toallas y pañuelos
• Evitar tocar los ojos
• Nunca compartir las lentes de contacto
• Tratar las alergias habituales antes de que se manifiesten
• Mantener una estricta higiene en el uso de lentes de contacto
• Usar gafas de natación para evitar las bacterias y microorganismos del agua
• Quitarse las lentes de contacto antes de entrar en contacto con el agua

Cuándo ir al médico

En principio, la conjuntivitis no es una enfermedad grave, pero es importante que acudas al oftalmólogo si los síntomas no desaparecen en un par de semanas, o si aparecen otras patologías como fiebre altal, dolor, visión borrosa o doble.

Toallitas oftálmicas estériles para la higiene de párpados, pestañas y borde palpebral
Solución isotónica para reducir la inflamación de la conjuntiva
Ligera y resistente, que ofrece una óptima protección frente a la radiación ultravioleta.

Autor del post

Reme Navarro

Reme Navarro Escrivá

Farmacéutica y Nutricionista. Licenciada en Farmacia en la Universidad de Valencia en el año 2007, Licenciada en Nutrición en la misma universidad en el 2009. Dedicada al mundo de la salud y la farmacia desde hace mas de 15 años. Entre reunión y reunión en Mifarma escribo éste blog de los temas que considero interesantes para la salud y el cuidado personal.

← Entrada anterior Entrada siguiente →

Deja un comentario